¿Sabías que tu capacidad de cicatrización varía con la altura?

Hipoxia en deportistas de alta montaña, o no tanta

Según subimos metros, se va disminuyendo la presión parcial de oxígeno y esto conlleva hipoxia celular. Y no hace falta que andes por Katmandú ya que por encima de 2.500 metros los síntomas de hipoxia son apreciables.

El MAM o mal de altura es el problema más conocido pero no el único. 

El síntoma del mal de altura se produce entre los 2.500 y los 7.500, suele ir acompañado se síntomas ocmo mareo, dolor de cabeza, náuseas, agotamiento físico, nerviosismo, insomnio y somnolencia e incluso un aumento del ritmo cardiaco. 

Aunque la hipoxia es la principal causa del mal de altura no es la única, y hay otros factores que lo favorecen, es más común entre deportistas jóvenes (menores de 50 años) y más si habitan en zonas con una altitud inferior a 1000m. Otra causa del mal de altura es la rápida deshidratación debido a la evaporización del agua con la altura esto sumado a una afectación individual diferente hace que puedas sufrir síntomas y mal de altura a cotas inferiores a los 2.500m.

Si notas estos síntomas baja el ritmo, da tiempo a tu cuerpo a adaptarse a las nuevas condiciones, sobre todo a la menor concentración de oxígeno, ya que aunque normalmente no pasa de síntomas leves/moderados puede llegar a ser fatal.

Cómo afecta la hipoxia, típica de alta montaña, a los deportistas

Otro de los grandes problemas del deportista a los que se tiene que enfrentanr en gran altura es a la hipoxia celular de la altitud es semejante a la que se genera en los enfermos críticos cuando la entrega de oxígeno a los tejidos está comprometida como causa o resultado de una serie de enfermedades. Con la hipoxia se generan varios cambios en nuestro organismo, por una parte, se producen una compensación en la síntesis de EPO, que conduce a un aumento de los hematíes (aunque el cambio en el hematocrito tarda de 7 a 10 días en producirse, por lo que en un trekking puntual es posible que no veamos este aumento). Además, la hemoglobina pierde afinidad por el oxígeno para que sea más sencillo liberarla a los tejidos.

Está claro que esto afecta al esfuerzo físico, pero ¿cómo afecta a nuestra piel? Pues esto no es más que una hipoxia celular que afecta a las células de la piel como a todas las del organismo.

La regeneración es más lenta debido a la disminución del metabolismo celular, es un reto mantener las funciones celulares y la energía celular así que ojo con las infecciones.

Por eso está bien tener una ayudita a nuestras células y si existen lesiones en la piel usar una buena crema regenerante o nuestro bálsamo de hipérico.

Lesiones típicas que pueden aparecer en una ruta invernal:

  • Heridas: recordemos que con la hipoxia en altura curan peor y lo que parece un arañazo te puede acompañar durante semanas. Esto nos lleva a la siguiente problemática.
  • Infecciones en heridas: mantener lo más limpio posible ya que tu piel y tus defensas están debilitadas.
  • Hipersudoración: con la consecuencia de la piel macerada. Elegir la ropa adecuada transpirable y siempre lleva el sistema de capas para poder adecuar tu vestimenta tanto al clima como a tu esfuerzo físico. No olvides llevar recambio de ropa interior y calcetines para evitar que pasen horas húmedos en contacto con tu piel.
  • Rozaduras: es muy importante que tengas en cuenta que se producen tanto piel con piel y piel con ropa. Una piel bien nutrida e hidratada es más resistente ante la fricción.
  • Ampollas: tu piel está menos irrigada por lo que es más débil y más propensa a padecer rozaduras y/o ampollas: para prevenirlo en trekking o rutas en altitudes elevadas debes hidratar tu piel y ayudarla creando una capa externa de protección ante la fricción, te recomendamos nuestro bálsamo antifricción de más larga duración que la vaselina tradicional.
  • Quemaduras solares: usa protección solar, máxima protección, repetidas veces. No escatimes. Los deportistas outdoor tiene las tasas más altas de incidencia de cáncer derivados de la exposición solar.
  • Sabañones: protege tus manos del frío, cuidado con los cambios bruscos de temeperatura... en este post te contábamos todo lo que tienes que saber sobre sabañones. El bálsamo pyros puede ser tu amigo para mantener la circulación sanguínea en tus extremidades y mantener una temperatura "decente" en tus dedos.

Después de conocer estos datos esperamos no subestimes el cuidado que debes darle a tu piel en alta montaña.