Cómo aliviar los granitos de la depilación deportiva

Depilación, ciclismo y granitos un ciclo ¿sin fin?

La depilación es una práctica muy habitual en el ciclismo, y algo que desgraciadamente acompaña a la depilación son los granitos y pelos enquistados. Éstos son más habituales en hombres que en mujeres y más probable que salgan en la cara interna de los muslos, trasero o ingles.

Te diremos que los pelos enquistados o, más técnicamente, la foliculitis de la depilación se pueden prevenir y reducir. Estos granitos se producen cuando el poro, canal de salida del vello se obstruye, como consecuencia los folículos pilosos se inflaman dando lugar a los típicos granos rojizos y molestos.

Si estos granos enquistados se producen en zonas donde la higiene es más complicada, se acumula más sudor y/o suciedad es más probable que estos poros se infecten y si no son tratados pueden derivar en dolorosos abscesos.

Si estás en este post es porque tienes alguno de esos granitos tan molestos por depilarte, y tenemos buenas noticias nuestro bálsamo regenerante es perfecto para aliviar la irritación e inflamación (manzanilla y caléndula) de los granitos post depilación, pero es que además cuenta con ingredientes con propiedades que ayudan a acelerar la cicatrización (hipérico) y antibacterianos (espliego). 

Recuerda que es producto ultraconcentrado por lo que con muy poca cantidad es suficiente.

Los granos de depilación son más habituales en determinadas zonas del cuerpo, principalmente debido a que la piel está más engrosada (para resistir el roce y fricción con la ropa) lo que impide al pelo salir libremente y/o son zonas donde se desplaza suciedad terminando ésta en el canal del poro cuando más vulnerable está tras la depilación. 

Debido a que tradicionalmente los hombres han llevado a cabo menos rutinas de cuidado de piel (hidratación y exfoliación) y que sus vellos son más gruesos hacen que sean más proclives a este tipo de efectos de la depilación.

¿Qué hacer para que no te salgan los granitos de la depilación en piernas, ingles y culo?

Exfoliación pre y post depilación

Es habitual que nos exfoliemos después de depilar, pero lo suyo es exfoliarnos antes de depilarnos, el poro estará limpio y más abierto por lo que sufrirá menos tu piel, y después para facilitar la salida del pelo, eliminar la suciedad y las células muertas.

Para exfoliarnos la piel sin dañarla es mejor hacerlo con la piel húmeda y sin pasarse de presión frotando, es mejor hacerlo 3 veces a la semana que un día dejarte la piel en carne viva (que nos conocemos).

Si eres ciclista o deportista y te cuesta eso de exfoliarte lo más fácil es que te lleves una esponja natural (de esas que son como la estructura de un calabacín) al gimnasio y que en la ducha de después de entrenar te frotes con ellas piernas y CULO, esto es muy importante para evitar los granos de la depilación y los posibles abscesos derivados de ellos.

En función del método de depilación que escojas: cuchilla, crema, cera o laser la semana crítica de exfoliarte variará desde la primera, a dos o tres o un mes desde la depilación.

Hidratación

La depilación es una agresión a tu piel, sufre y la deja vulnerable, por eso es muy importante que después de la depilación hidrates tu piel.

Lo mejor es que busques cremas con ingredientes que además la calmen y trabajen sobre la inflación como el aceite de oliva, la caléndula, la manzanilla, el aloe vera, el aceite de almendras…

Es importante destacar que los expertos no recomiendan la depilación completa de genitales (ya que protege de infecciones y enfermedades) y menos si somos deportistas y nuestros genitales tiene que soportar más presión y fricción de lo normal como ocurre en el ciclismo.

Depilarte con cuchillas específicas para depilación:

Depilarte con cuchilla suele ser más proclive a que aparezca la foriculitis por varios motivos. 

El primero de ellos es que es un método muy agresivo con tu piel, la deja más reseca (junto con el vello eliminas la capa de lípidos que protege tu piel). Por otro lado, usar la cuchilla de afeitar no es la mejor idea por varias razones: suelen ser rectas, más rígidas y sin banda hidratante.

Además tienes que extremar la higiene de la cuchilla para que no acumule bacterias y que cada vez que te depiles esparzas bacterias por tus poros…