¿Cómo cuidar tus manos si haces Crossfit?

Tanto si llevas años practicando Crossfit como si acabas de empezar este deporte seguro que el dolor de manos, los callos y las grietas ya te suenan.

Y es que el agarre con la barra, sumado al magnesio y la fricción hace que tus manos sufran: ampollas, sequedad, grietas, callos, desprendimiento de callos…

¿Por qué las manos de Crossfit sufren tanto?

1. Efecto del magnesio en las manos

Este producto es perfecto para mejorar el agarre, pero el magnesio deshidrata profundamente tus manos. Un poco de magnesio está bien para controlar la sudoración y sebo natural de tus manos, pero mucho es contraproducente. Además los magnesios en gel, muy habituales en los gimnasios son aún peores porque llevan alcohol que también deshidrata tu piel. Hace un tiempo escribíamos sobre los distintos tipos de magnesio.

Esta deshidratación puede llegar a provocar grietas que se abren una y otra vez.

2. Agarre de la barra:

Las barras suelen tener un grabado para facilitar el agarre pero esto al final es abrasivo para la piel de las manos. Provocando ampollas y/o piel hipersensibilizada.

3. Pellizcos:

Al agarrar la barra sometemos a la piel a torsión y mucha presión, esto hace que se pueda pellizcar provocando ampollas y moratones. Con el paso de los entrenamientos la piel se engrosa como mecanismo de defensa creando callos.

4. Desprendimiento de callos:

Una vez se han formado los callos el dolor parece desaparecer, ya tenemos manos listas para Crossfit, pero el crecimiento sin mantenimiento de callos es contraproducente.

Los callos se forman a través de la acumulación de capas de piel muerta, y si no se hidratan y liman se vuelve una masa dura que puede “arrancarse” en un levantamiento, lo cual es muy doloroso y te inhabilita para coger la barra días o incluso semanas. Después, además, hay que pasar de nuevo por el doloroso proceso de creación del callo.

5. Callos internos:

A veces los callos no crecen hacia afuera sino que se abren camino hacia las capas internas de la piel, su aspecto es el de manchas oscuras en el lugar de los callos. Estos callos son muy dolorosos ya que van rompiendo las capas internas de piel haciendo que cualquier roce o presión resulte muy doloroso.

6. Uso de productos equivocados:

El uso de cremas antibióticas como si fueran regenerantes o cicatrizantes está muy extendido, pero la realidad es que pomadas como la Blastoestimulina no ayudan a fortalecer ni cicatrizar tu piel, sino que son eficaces en el tratamiento de infecciones.

¿Cómo hacer el mantenimiento de las manos de Crossfit?

Hidratación:

El primer paso es la hidratación diaria de las manos para contrarrestar el magnesio. De este modo evitarás manos ásperas y la aparición de grietas en las palmas de las manos.

Higiene:

Después de cada entrenamiento debemos eliminar los restos de magnesio, polvo y sudor lo más rápido posible. Esto impedirá que la piel siga desecándose y en caso de tener alguna lesión evitaremos que se infecte. Utiliza jabones de ph neutro para la piel, no quieres que tu jabón siga resecando tu piel.

Cuidado de callos:

A parte de la hidratación genérica de las manos los callos necesitan un extra, tenemos que tener en cuenta que son capas de piel acumuladas, por lo que hidratar esta piel cuesta más.

Te recomendamos utilizar cremas muy densas e hidratantes dejándolas actuar toda la noche con guantes para lograr callos flexibles y resistentes. Nuestro bálsamo regenerante además te ayudará con las molestias típicas de los callos.

Limado de callos:

Si puedes pellizcarte un callo con los dedos es hora de limarlo. Después de la ducha la piel está más blanda y es más fácil limar el callo, es el mejor momento para limar los callos.

Solo queremos rebajar el callo no hacerlo desaparecer, ya que el callo protege nuestra piel y no queremos perderlo. Lo más importante es lograr una transición suave con el resto de la piel para evitar enganches y pellizcos.

Si sigues esta rutina de cuidado de manos del deportista lograrás unos callos sanos, flexibles y resistentes que te permitirán seguir disfrutando del Crossfit sin necesidad de guantes, protectores ni otros "achiperres" que dificulten en agarre y puedan provocar que se te caiga el peso encima o que no puedas realizar los movimientos correctamente.