Cómo encintarte los dedos y las manos si practicas escalada, crossfit, gimnasia…

Razones por las que encintarte las manos si practicas deporte:

  • Por prevención: evitar rozones, cortes por la piedra o ampollas.
  • Proteger zonas de la piel dañadas: grietas, callos desprendidos, yemas hipersensibles, ampollas…
  • Reforzar articulaciones: especialmente las muñecas cuando van a ser sometidas a una sesión dura.
  • Tipo de deportes donde es habitual: escalada, crossfit, halterofilia, boxeo, piragüismo…

Pero ¿valen todos los esparadrapos y cintas para encintar los dedos?

No. La respuesta es clara, no todos los esparadrapos son buenos para encintarte las manos. Si no escoges una buena cinta en el mejor de los casos puede no servirte de nada y en el peor puede perjudicar tu rendimiento deportivo e incluso causarte una lesión.

Cosas en las que fijarte para comprar esparadrapo para las manos y dedos:

  • Traspirable: si la piel no respira se ablanda y esto tiene una doble consecuencia por un lado es más débil ante los ataques externos facilitando la aparición de daños y por otro retrasa la regeneración y recuperación de las lesiones existentes.
El esparadrapo debe ser traspirable, no acumular el sudor dejarlo salir según se va produciendo.
  • Resistente: el encintado de manos y dedos muchas veces es utilizado para reforzar articulaciones y funciona como una segunda piel, por lo que no es un simple celo, o pegatina.

El esparadrapo debe resistir el roce con la piedra, la barra, el magnesio… además de resistir movimiento de flexión, tensión y torsión.

  • Flexible: con flexible no nos referimos a elástico, de hecho ese es uno de los grandes peligros de una mala cinta. Si es elástico puede llegar a estrangular las articulaciones y someter a la piel a demasiada tensión causando lesiones e impidiendo a la piel oxigenarse.

Pero sí es necesario que la cinta sea flexible para resistir ser doblada y estirada continuamente, para que no se deforme y pierda firmeza el vendaje a la primera de cambio.

¿Cómo encintarte los dedos?

Si practicas escalada, crossfit o gimnasia seguro que en algún momento has tenido que encintarte la palma o los dedos para proteger una ampolla, un desprendimiento de callo o reforzar una articulación.

Aquí te dejamos el abc del encintado:

  1. 1.     Encinta desde la punta de los dedos hacia la mano para evitar que el vendaje se salga al hacer fuerza de agarre.
  2. 2.     Encintado firme pero no fuerte, evitar que no se deshaga un encintado con los agarres y movimientos de tu deporte es más técnica que fuerza bruta. Si te pasas de apretar impedirás la correcta circulación de la sangre y con ello la fuerza y resistencia de tus extremidades.
  3. 3.     Al terminar el encintado debes dejar la punta en una zona no expuesta al roce (parte externa de la mano o el dedo). Evitarás que se enganche. Tampoco debes dejar el final entre dos dedos ya que puede generar fricción con la piel, el sudor y el magnesio facilitando que la punta se levante y con ello el resto del encintado. 
  4. 4.     Otro de los errores a evitar es hacer encitados demasiado gordos que modifiquen los movimientos naturales de tus articulaciones y dedos pudiendo ocasionarte problemas musculares o creando zonas de fricción que puedan provocar ampollas o pellizcos.

Si has llegado hasta aquí porque no sabes cómo hacer el primer encintado, tranquilo el primero no va a ser perfecto y probablemente no te dure toda la sesión, pero lo más importe es: no apretar demasiado y la orientación de la vueltas siempre del extremo hacia el centro.