Cremas de efecto calor ¿cuándo y para qué usarlas?

Si eres deportista seguro que en algún momento te has topado con este tipo de cremas, puede que te echen un poco para atrás o no confíes en todos esos beneficios que te cuentan tus compañeros de entrenos. Pues bien, hoy te contamos qué es lo que realmente hacen las cremas efecto calor y por qué son buenas para el deportista.

Son cremas que en realidad no te aportan más calor sinoque provocan un efecto rubefaciente en tu piel lo que se traduce en una sensación de efecto calor.

En palabras más de estar por casa podemos decir que lo que en realidad hacen este tipo de cremas es activar la circulación hacia los capilares de tu piel, las consecuencias son una mayor oxigenación de los tejidos a su paso (músculos, piel…), aporte de nutrientes, retirada de desechos a nivel celular y un aumento de la temperatura de esa zona gracias a la mayor circulación de sangre.

USOS DE LAS CREMAS EFECTO CALOR

Se ha popularizado su uso tanto para “activar” los músculos antes de entrenar y por lo tanto ayudar en el calentamiento y por lo tanto trabajar en la prevención de lesiones. También son utilizadas por los deportistas para mejorar el rendimiento, ya que ayuda a tus tejidos a estar “a tope” sobre todo en días de frío. Eso sí es IMPORTANTE dejar claro que no sustituyen a un calentamiento deportivo adecuado, son un complemento.

También es muy habitual su uso en masajes relajantes después de entrenar, sobre todo en aquellas zonas proclives a acumular tensión o quedar más bloqueadas.

USO PRE-ENTRENAMIENTO

Su uso antes de entrenar se puede dividir en dos clara ventajas:

Cremas para combatir el frío: 

El deportista outdoor pasa frío, y muchas veces un frío de pelotas… y sinceramente, bastante sufrimos los deportistas con las rutinas espartanas que nos auto imponemos como acabar siempre con dolor de pantorrillas y dedos agarrotados.

Este tipo de cremas son muy populares entre ciclistas y corredores para muslos y manos. Cada vez es más habitual verlas entre escaladores para evitar que los dedos se agarrotar los días de más frío.

¿Has oído alguna vez lo de no te laves las manos con agua caliente que te van a salir sabañones? Pues son más habituales entre los deportistas de lo que crees.

Cremas para ayudar al calentamiento: 

Con el frío nuestro cuerpo se rigidiza, nuestros músculos y tendones les cuesta más “entrar en calor” y volverse flexibles. Este tipo de cremas nos ayuda a reducir el efecto del frío del invierno en nuestro rendimiento deportivo.

USO POST-ENTRENAMIENTO

El calor lleva toda la vida ayudándonos con los dolores musculares y es que tiene la capacidad de relajar la musculatura.

Lo mejor de las crema de efecto calor es que al aplicarlas con un suave masaje después de la actividad física, se estimula la circulación de la sangre que a su vez oxigena el tejido muscular cansado a la vez que drena los desechos de la fatiga muscular lo que favorece la regeneración y recuperación más rápida después de un duro esfuerzo.

Las terapias físicas son muy útiles y populares entre deportistas: hielo en un esguince o calor en una contractura, este tipo de cremas trabajan en la misma línea.

Nuestro bálsamo pyros además contiene árnica una planta con eficacia provada en el tratamiento del dolor y contusiones.

QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER CON CREMAS DE EFECTO CALOR:

  1. Lee las recomendaciones del fabricante
  2. El primer día aplica una pequeña cantidad sobre una zona de piel “resistente” para comprobar que eres capaz de soportar su efecto y no te causa irritación
  3. Aplicar la crema 15 minutos antes de entrenar, es el tiempo que normalmente tardan en activar su efecto.
  4. Nunca aplicar sobre mucosas, heridas o piel irritada.
  5. Ten en cuenta que su acción se intensifica con el ejercicio.
  6. Cuidado con la temperatura del agua al ducharte, tu piel estará más sensible a la temperatura.