CREMAS DE EFECTO FRÍO - Cuándo y cómo utilizarlas

Las cremas o geles de efecto frío están ampliamente extendidas entre los deportistas, pero realmente, ¿sabemos cuándo y cómo usarlas? ¿Sabemos qué diferencias hay entre los diferentes productos?

El frío, ayuda a reducir la inflamación, aplaca el dolor y reduce la fatiga muscular. Por lo tanto, el uso de cremas de efecto frío está indicada para:

  • Episodios de inflamación, aplicando en la zona inflamada.
  • Sobrecarga muscular, gracias a su efecto en la fatiga muscular, ayudan a una recuperación más rápida.

Recordemos que el efecto frío que producen estas cremas viene por el efecto del mentol, que actúa directamente en los receptores de la piel, dando esa sensación de frío.

Dependiendo de los receptores de cada persona el efecto puede variar mucho, a ciertas personas una crema le dará un efecto frío muy intenso mientras que a otras puede ser más leve o incluso no enfriar nada.

Pero el efecto frío no es suficiente para calmar unas piernas cansadas o aliviar episodios de inflamación. Por eso algunas cremas recuperadoras, además de tener el mentol y buscar ese efecto frío para la recuperación, cuentan con otros principios activos que ayudan.

Uno de los más populares es el uso del árnica, que es una planta que tiene grandes beneficios como antiinflamatoria y analgésica. El romero es también otro de los más utilizados ya que además de ser  antiinflamatorio y es estimulante circulatorio (perfecto para la recuperación de los músculos tras una sesión dura). El ciprés, está indicado en inflamaciones articulares. O el eucalipto por gran poder antinflamatorio y alivio de procesos reumáticos.

Las cremas de efecto frío se pueden encontrar en diferentes formatos: geles, cremas, sprays y bálsamos.

Las cremas y los geles están más indicados para utilizar en zonas más amplias y generales, como puede ser las rodillas, gemelos, cuádriceps o pierna entera, en masaje muscular.

Por otro lado, los bálsamos y sprays se utilizan para zonas más específicas, son más difíciles de extender, pero tienen mayor persistencia en la piel, con lo que están más indicados para dolores localizados, problemas recurrentes o golpes localizados. Un claro ejemplo es el bálsamo del tigre blanco.

Dependiendo de tu deporte, ya sea un deportes de resistencia o de contacto, te interesará más escoger cremas o bálsamos. Si es de contacto como el rugby, artes marciales, fútbol o cualquier deporte donde se puede escapar una patada, codazo o golpe en la rodilla nuestro Bálsamo Bóreas es una buena opción.

Nuestra experta en la piel te aconsejas que busques una crema que además sea hidratante, de este modo cuando relajes tus músculos también estarás tratando tu piel dándola mayor flexibilidad y resistencia en tus entrenamientos.