Culo de ciclista: problemas y soluciones

Dolor de culo del ciclista… qué típico y qué molesto. Aunque los ciclistas profesionales lo tienen controlado, porque al final nuestro cuerpo se adapta a todo, sigue habiendo problemas de piel recurrentes típicos del ciclismo. Por lo que vamos a analizar su origen y posibles soluciones:

Origen del dolor:

Presión mal distribuida:

Es pensar en subirte a la bici y ya estás con cara de sufrimiento, después de cada sesión te tiras un par de días que no puedes ni sentarte… Tranquilo/a tiene solución, probablemente se deba a que no estás utilizando un sillín adecuado para ti.

Normalmente, y sobre todo si no somos tope pro, no nos planteamos cambiar el sillín, dejamos el que viene con la bici, es decir, un sillín estándar. Pero si pretendes pasar muchas horas encima deberías escoger uno de tu tamaño.

Sí, el sillín tiene talla, pero no depende de lo culogordo/fino que seas sino de la ubicación y distancia de tus isquiones (los huesos de tu pelvis que soportarán tu peso sentado sobre el sillín). Pregunta en tu tienda de confianza y prueba distintas opciones antes de decidirte por uno. Destacar que obviamente existen sillines femeninos y masculinos pues la posición de nuestros isquiones cambia, los femeninos tienden a ser más anchos en la parte trasera para adaptarse a las caderas femeninas, y son menos alargados. Si eres hombre también te interesará saber que hay sillines antiprostáticos. 

Optar por un sillín extra ancho y blandito (los típicos de las bicis de paseo) tampoco es la solución por mucho que duela el culo y te parezcan lo más apetecible. Este tipo de sillines van bien para trayectos cortos pero si pretendemos una sesión un poco más dura y larga nos rozarán los muslos y acabaremos apoyando todo el peso sobre la punta haciendo que los genitales soporten el peso, lo cual no es buena idea. Sí también existen sillines especializados en rutas largas, medias y cortas.

A parte de la forma y tamaño de tu sillín debes elegir el acolchado de gel, de espuma o duro. No hay ninguna opción correcta, vete probando hasta que des con la más te encaja. Otra opción es optar por un acolchado duro y hacerte con una funda de gel para cuando lo necesites. También es importante que el sillín transpire, deja de lado los plastiqueos, tu piel necesita respirar y evacuar el sudor. 

Piel sensible, granitos y rozaduras:

Todos los ciclistas sabemos lo molestos que son los granitos en el culo que aparecen tras largas jornadas encima de la bici. ¿Pero sabes por qué se forman? Hay varios motivos:

Con el tiempo el roce continuo con el culotte hace que nuestra piel se vuelva más fuerte y resistente para soportarlo, lo cual es genial para olvidarnos de rozaduras o irritaciones pero tiene sus consecuencias negativas: el vello no es capaz de romper la última capa de piel quedándose enquistado y provocando la aparición de granitos dolorosos.

Otro de los motivos es la irritación de la piel (apertura de microgrietas en nuestra piel) que escuecen. A la irritación se suma además la maceración de piel (cuando se ablanda por estar en contacto durante horas con el sudor) y crea un ecosistema húmedo y calentito maravillosos para el crecimiento de bacterias, que pueden contribuir a infectar los granitos o poros de nuestra piel.

Para prevenir su aparición debemos trabajar tanto en nuestra piel, como en hacernos con un buen culotte.

Culotte

Un buen culotte es básico para evitar problemas en el culo. La badana debe ser lo más transpirable posible y por supuesto cómoda. Te recomendamos no escatimar en un buen culotte pues de su acolchado y sobre todo de su capacidad de evacuar el sudor depende tu comodidad. Si no cuentas con un culotte transpirable durante el ejercicio mantendrá el sudor en contacto con tu piel debilitándola y facilitando la aparición de rozaduras y granitos. Si tu culotte ya tiene un tiempo y ha sacado “bolitas” es hora de cambiarlo, porque esas inofensivas bolitas se pueden convertir en una lija con el paso de los km.

Ahora nos centraremos en el cuidado de tu piel.

HIDRATACIÓN, HIDRATACIÓN y EXFOLIACIÓN. Si quieres olvidarte de los granitos y ronchas en el culo debes hidratar tu trasero con cremas antes y después de cada jornada de bici, tu piel se volverá más resistente y flexible soportando mejor el roce, tanto piel con piel, como piel con ropa. Lo segundo que debes hacer es exfoliarte las posaderas (frotándote suavemente con una esponja natural relativamente áspera es suficiente, o añadiendo azúcar a tu gel de baño). Ten en cuenta que tras una larga ducha tu piel está reblandecida y no conviene que te dejes el culo en carne viva, usa la esponja para evitar que se te enquisten los vellos y para eliminar las capas muertas de la piel. Con esto no solo evitarás los temidos granitos sino que podrás presumir de la suavidad de un culito de bebé.

Y por último está el uso de cremas y vaselinas antifricción (lubricantes). Debes saber que hay distintos tipos de antifricción o antirozaduras, los que crean una capa externa en tu piel, como la vaselina o los sprays, y los que además de crear la capa deslizante externa son absorbidos por tu piel fortaleciendo su propia capa de protección.

Si optas por la vaselina tradicional, derivado del petróleo, ten en cuenta que solo crea una capa externa de protección que con el roce se acaba concentrando en los extremos y manchando la equipación, haciendo que sea necesaria una nueva aplicación durante el ejercicio. Existe otro tipo de antifricciones, las cremas antifricción naturales que son absorbidas por tu piel fortaleciendo tu piel para hacerla más resistente al roce. Nuestro bálsamo antifricción, vaselina 100% de origen natural a base de cera de abeja y lanolina que crea tanto una capa externa como aporta a tu piel ingredientes para combatir de forma natural el sudor o la sensación de escozor. Échatela al menos 10 minutos antes de empezar el ejercicio para dar a tu piel tiempo de absorber y maximizar su efecto protector, cuanto más te la eches tu piel estará más preparada para soportar la fricción (hidratada, flexible y resistente) haciendo que no necesites echártela todos los días. Nuestro bálsamo además incluye ingredientes con propiedades antiinflamatorias y astringentes que combaten el sudor, la irritación y la sensación de escozor.