DEPORTISTAS EN CUARENTENA: miedo a perder lo conseguido

Estar en cuarentena no significa dejar de entrenar ni de movernos, de hecho, los beneficios que nos aporta la actividad física son más necesarios que nunca. Nos va a ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo, liberar tensiones, disminuir el estrés y la ansiedad que nos puede producir el estar encerrados en casa (sí sabemos que después de unas semanas estás que te subes por las paredes), pero, sobre todo, nos va a impedir perder todo lo ganado durante meses o años tanto como deportistas amateur como profesionales.

Si dejo de entrenar ¿Cuándo y cómo empiezo a perder mi estado de forma?

Durante los primeros días y semanas la capacidad que más menguará es la resistencia:

  • - La falta de ejercicio provoca una reducción del VO2Max, el volumen máximo de oxígeno que puede procesar el organismo durante un ejercicio (cantidad de oxígeno aprovechable al respirar), provocándonos más fatiga y dificultando mantener el nivel de entrenamientos previos. Esto arrastra un aumento de la frecuencia cardiaca (más pulsaciones por minuto).
  • - Disminución de capilares, menor oxigenación de nuestros músculos y articulaciones, perderemos flexibilidad y movilidad de éstas.
  • - Nuestro cuerpo se deshace de las reservas, ya que no son necesarias, y aumenta nuestra dependencia de hidratos de carbono.

Durante las siguientes semanas veremos una pérdida de fuerza y masa muscular.

  • - La musculatura es “cara” de mantener para nuestro cuerpo, por lo que al no necesitarlo nuestro organismo reducirá la energía empleada en el mantenimiento de éstos.
  • - En un primer momento veremos que nuestras fibras musculares perderán su especialización que tanto nos ha costado lograr. Es decir, deportistas de fondo verán que sus músculos bajan sus características de resistencia en pro de características más explosivas y los deportistas de ejercicio explosivo verán cómo sus músculos evolucionan perdiendo explosividad a favor de resistencia.

Si la falta de entrenamiento continua pasaremos a perder masa muscular. Te advertimos: no busques en internet cuando empezarás a perder masa muscular te darán muchas cifras pero te valen, te lo resumimos: depende de ti. Depende de tu genética, de cuántos años lleves entrenando y, sobre todo, de la calidad de tus nuevas rutinas de entrenamiento.

Por eso es importante seguir entrenando desde casa, pero eso no significa lanzarnos a hacer abdominales y flexiones como locos. Antes de entrenar te recordamos: tómatelo en serio, con más medidas de seguridad que en el gym o el roco (no contarás con profesionales que corran a socorrerte ante cualquier problema).

Pasos antes de entrenar en casa:

  • - Usa ropa y calzado adecuado, no te acomodes y caigas en la tentación de usar la ropa de estar por casa: el algodón junto con el sudor te pueden causar rozaduras que antes no sufrías, claro, no es lo mismo usar ropa especializada que el pijama.
  • - Sé consciente del espacio que tienes. No es lo mismo entrenar en un gimnasio amplio que en el salón de casa, por eso debemos tener cuidado a la hora de realizar los ejercicios para no sufrir accidentes y arrasar con toda la decoración de casa. Tampoco intentes reconvertir tu mobiliario en máquinas del gimnasio: la resistencia de una silla tumbada no es la de unas barras, ni el dintel de la puerta te vale para “entrenar tus dedos”. Lo sentimos pero la seguridad ante todo, en el futuro te enseñaremos opciones seguras con el material de casa.
  • - Si te estás iniciando, prioriza la técnica antes que la intensidad. Limítate a ejercicios/rutinas que conoces y dominas, no es momento de probar o arriesgar con nuevos ejercicios que pueden lesionarnos. No te dejes llevar por los miles de consejos que se ven en las RRSS ni intentes repetir esas posturas tan molonas y pro… Si quieres avanzar pide consejo a un profesional, te darán las pautas necesarias para hacerlo de manera correcta y evitar las lesiones.
  • - Crea nuevas rutinas, es importante que planifiques tus entrenamientos en un calendario. Eso te ayudará a organizarte los entrenamientos y evitarás que te pueda la pereza. Además lograrás entrenamientos más eficaces, planificando distintas sesiones centradas en entrenamientos de fuerza, movilidad, cardio, por grupos musculares, etc… Entrena entre 2 y 5 días por semana, siempre dependiendo de tus rutinas previas en sesiones de 20’ a 90’. Dejar de entrenar es malo pero pasarse de entreno tampoco es aconsejable.

Y por supuesto mantén un buen descanso y una buena alimentación. Te ayudarán a tener energía suficiente para entrenar y mantener tu estado de forma.