¿Es bueno explotar las ampollas?

Antes de nada, la mejor manera de tratar una ampolla es con la prevención: calzado y calcetines adecuados y uso de antifricción.

Pero si aún así nos ha salido una ampolla la solución más eficaz son las tiritas tipo Compeed, que protegen la zona dañada y nos ayudan a recuperar la piel.

Pero seamos sinceros, la tentación de explora la ampolla siempre está ahí. Pues bien, aunque depende del tamaño y de dónde esté situada, en general es mejor no explotarlas, pero sobre todo tener precaución en no hacerlo si tenemos alguna enfermedad de base como problemas cardiacos o diabetes, ya que en estos casos se es más propenso a que de infecten.

En general dejando “descansar” la ampolla por la noche, lo más probable es que el liquido se reabsorba y sea suficiente. Lo mejor que puedes hacer es hidratarla y taparla con una gasa para protegerla.

¿Cómo tratar una ampolla en mitad de ruta?

Sin embargo, hay veces que nos pilla en medio de la ruta, de un entreno largo o puede ser que debido a la propia presión/fricción se exploten “ellas solas”, en estos casos mantener la zona limpia y tapada es fundamental.

En ocasiones, hay veces que es mejor liberar el líquido, especialmente cuando se trata de ampollas de gran tamaño en la planta del pie. En esos casos debes:

1. Primero desinfectar muy bien la zona.

2. Pinchar la ampolla con una aguja estéril.

3. Perforar suavemente la ampolla al menos en dos puntos alrededor de sus bordes, y el suero saldrá al exterior solo, sin necesidad de que la perfores ni que se levante la piel. Puede ser necesario presionar ligeramente para verter el contenido: procura no eliminar la cobertura de piel ya que protege la zona

Una vez esta estallada ya sea por ella misma o por nosotros mismos se deben seguir los siguientes pasos:

  • Lava la zona con agua y jabón
  • Desinfecta la zona
  • Aplica un apósito hidrocoloide, estos apósitos favorecen la hidratación de la ampolla, tienen acción amortiguadora y alivian el dolor y la presión. Nosotros confiamos mucho en estos. Y nos parecen un salvavidas, algo obligatorio en la mochila.

Si la ampolla se te ha formado durante una carrera de larga distancia lo mejor es acudir a los controles sanitarios para que traten la ampolla con limpieza y efectividad para poder continuar compitiendo sin arriesgarte a un daño mayo o una infección.

Sigue estas recomendaciones y olvídate de las ampollas o sobrellévalas con mas dignidad 😉