Grietas en los pies: causas y soluciones

Las grietas de las manos de los deportistas es una lesión cutánea ampliamente analizada ya que son muy típicas de deportes donde se utiliza el magnesio, como el crossfit o la escalada.

Pero los deportistas suelen sufrir también grietas en los pies, en este post analizaremos por qué salen grietas en los pies y cómo darles solución.

Los lugares más habituales de grietas en los pies son los talones y las grietas entre los dedos, ambas tiene un origen diferente y tratamiento distinto:

Grietas en los talones

Las grietas en los talones sí suelen responder a los mismos patrones que las grietas de las manos, ya que es piel que también se ve sometida a sequedad, fricción y presión.

A pesar de que la piel de nuestros pies ha evolucionado hacia una epidermis más gruesa y resistente (para poder soportar todo el día la presión de nuestro propio peso) también tiene necesidades específicas.

Una particularidad de la piel de los pies es que no tiene glándulas sebáceas por lo que su hidratación es menor lo que favorece la sequedad de los talones. Si a esto sumamos largas horas de entrenamiento, carreras y calzado húmedo da como resultado una deshidratación profunda de la piel y una hiperqueratosis plantar, es decir, es la formación de un callo enoooorme en el talón.

Si no le prestas atención, llevándolo al símil de las manos, es como si tuvieras las manos con callos y te pasaras el día haciendo dominadas, escalando o levantando pesas sin protegerte ni cuidarte la piel. En ese caso ¿te cuidarías las manos verdad? pues igual los pies.

Si no cuidas las piel del talón es probable que te terminen por salir grietas, la piel no estará flexible, y al haber engrosado tanto es fácil que no pueda seguir tu ritmo y se abra con los movimientos normales del pie al andar o correr.

Cómo evitar la aparición de grietas en el talón:

  • Hidratación diaria.
  • Si la piel del talón ha engrosado demasiado debes limarlo al igual que los callos de las manos. Para limarte de forma eficaz el talón debes hacerlo después de una ducha, pues estará la piel más blanda (ten cuidado de no pasarte, no quieres dejarte el talón como el cultivo de un bebé, porque te dolería). Después debes hidratarte para la piel se recupere y mantenerla resistente y flexible.
  • Si las grietas ya han aparecido te recomendamos usar nuestro bálsamo regenerante en “cantidad” por la noche y taparte los pies con un calcetín para que haga efecto mientras duermes sin manchar las sábanas.
  • Si las grietas o el talón demasiado grueso han aparecido después de estrenar nuevas zapatillas plantéate cambiarlas, puede que no se ajusten bien a la morfología de tu pie y te produzcan una mayor fricción.

Grietas entre los dedos

Este tipo de grieta tiene un origen más diferente al de las grietas de las manos, en este caso no hablaremos de frío, viento, geles hidroalcóholicos o magnesio que resequen tu piel. Más bien hablaremos de lo contrario, un exceso de humedad, la piel macerada es más susceptible de romperse debido a que ha perdido sus propiedades de elasticidad y resistencia de la piel normal. Por eso aparece como parcheada.

Cuando se produce un exceso de sudoración la piel se reblandece, y si el sudor permanece cautivo en contacto con la piel durante mucho tiempo ésta se macera, debilitándola y facilitando la aparición de infecciones. Por eso lo primero que tienes que hacer es descartar que las grietas no sean debidas a una infección fúngica.

Una vez descartada la posibilidad de hongos la solución para las grietas básicamente vuelve a ser la misma: hidratación.

La solución a las grietas por humedad entre los dedos es la hidratación.

No busques una solución mágica cicatrizante (como la blastoestimulina u otras cremas antibióticas cicatrizantes), ya que puede que puntualmente soluciones la grieta pero volverá a aparecer de nuevo, porque el origen no es vírico. Debes atacar el origen: la deshidratación de la piel y su maceración.

El problema de la humedad en los pies es más habitual entre los deportistas: el ejercicio hace que suden más los pies y, dependiendo del deporte, es habitual mantener horas los pies en el mismo calzado acumulando humedad. A esto se suman un número mayor de duchas, a parte de las duchas de higiene personal normal los deportistas añaden las de después del entrenamiento y muchas veces los pies son los más olvidados.

Muchas veces damos por hecho que se lavan con el agua y jabón que les cae, pero mucho menos prestamos atención a su secado, y menos en el gimnasio porque vamos con prisas. Esto hace que terminemos poniéndonos los calcetines y el nuevo calzado con la piel de entre los dedos húmeda, atacándola de nuevo y provocando la aparición de grietas dolorosas entre los dedos.

La solución para grietas en los pies debido a la humedad es sencilla pero requiere constancia:

  • Secado exhaustivo entre los dedos: tanto después de la ducha como al terminar de entrenar.
  • Cambio de calcetines frecuente
  • Hidratación: echarse crema hidratante y con ingredientes regenerares hará que tu piel se vuelva más resistente. Muchos de nuestros deportistas utilizan el bálsamo antifricción, no solo para evitar rozaduras, sino para hidratarse entre los dedos cada vez que van a entrenar. Este bálsamo crea una barrera externa protectora para que el sudor no entre en contacto con la piel a la vez que te la hidrata.

 Si no has logrado ser constante y han aparecido las grietas, te recomendamos el uso de nuestro bálsamo regenerante, ya que ayudará en la cicatrización.