¿Por qué nos salen ampollas en el camino de Santiago?

Cuarentena: 2 días, 5 días, 15 días… Cuando acabe esto no voy a pisar casa.

Acabarse Netflix, leerte el tercer best seller cospiranoico histórico, hace masa de pizza, limpiar el armario desastre, pasarte Twitter en tiempos de coronavirus, aplaudir… 

Se te acaban las cosas que hacer y una idea empieza a obsesionar tu mente: salir, andar, aire fresco, paisajes, aventura…

¿Y si cuando acaba esto hacemos el Camino de Santiago

Perfecto, buena idea. ¿Cómo lo hacemos: andando o en bici? ¿El camino Francés o el Portugués? ¿Llevamos la mochila a cuestas o que nos la lleven en fuego? ¿Quién lleva el coche escoba? Ale, ya tenéis entretenimiento para dos días.

Pero todo eso son minucias. No importa: te va a gustar igual, acabarás cansado igual y las rozaduras y ampollas aparecerán igual. ¿Seguro?

Ampollas por mal estado del calzado en el Camino de SantiagoPara evitar las famosas ampollas del camino de Santiago lo primero que tienes que hacer pensar en tus pies. Esas botas que llevan 20 años cogiendo polvo en el trastero no son una buena idea, ni esos deportivos que usas para el tenis o las pachangas con amigos. La pisada cambia, pasarás por suelos irregulares, zonas de piedra, barro o carretera y las largas horas de caminata irán haciendo mella en tus pies.

Ok, entonces me compro unas nuevas. Alerta spoiler, no es buena idea ESTRENAR CALZADO en el camino. Primero debes hacerlo tuyo, hacer pequeñas rutas y paseos para ablandarlo y acostumbrarte a él.

También debes protegerte de rozaduras en otras partes del cuerpo como muslos, ingles, axilas o pezones, ya que con la fricción y el sudor es fácil que se te irritan esta zonas.

Si eres deportista ya habrás oído hablar de los antifricción, el más conocido es la vaselina, pero no el más eficaz. La vaselina es un derivado del petróleo que solo crea una capa externa que manchará la ropa y exigirá que la apliques varias veces. Si usas tacones seguro que has oído hablar de una barritas mágica para talones, o si tus muslos rozan en verano habrás buscado soluciones creativas como aplicarte desodorante, pero ninguna de ellas son soluciones a eficaces a largo plazo.

Nuestro equipo ha diseñado una alternativa eco a la vaselina, más eficaz y especializada en las necesidades de los deportistas, ya que soporta bien el sudor y trabaja de forma interna en nuestra piel. No solo crea una capa para minimizar la fricción sino que aporta a tu piel lo necesario para evitar irritaciones y rozaduras.

Ten en cuenta que cuando la piel se irrita es porque aparecen grietas minúsculas e inflamación en la capa exterior de la epidermis, por lo que es importante lo primero hidratar la piel para prevenir (ingredientes como cera de abejas, aceites naturales y lanolina te protegerán de la fricción e hidratarán profundamente tu piel). Nuestro bálsamo antifricción además cuenta con ingredientes que previenen la inflamación como la caléndula y la manzanilla y utilizamos salvia y limón para minimizar el sudor.

Recapitulemos, mini guía para evitar ampollas y rozaduras en el Camino de Santiago:

Paso 1: Usar buen calzado, no estrenarlo en el camino y que sea impermeable, una lluvia a mitad de ruta te puede destrozar los pies para todo el camino.

Paso 2: Usar calcetines absorbentes altos. No dejes desprotegidos tus tobillos, una ampolla en la parte de atrás te jo** todo el camino, si notas tus pies “recocidos” es hora de cambiarte de calcetines, la extrema humedad macera tu piel y la hace más proclive a la aparición de ampollas.

Paso 3: Huye de camisetas de algodón. Textiles como el algodón pueden favorecer la aparición de rozaduras por el sudor y la fricción en axilas, pezones o ingles.

Paso 4: Lleva siempre a mano recambio de ropa seca: ropa interior, calcetines y camisetas, el sudor puede ser tu peor enemigo.

Paso 5: Hidratarte bien la piel y usar un antifricción.

Y si pese a todas las precauciones se ha producido una ampolla o irritación de piel, por la noche puedes usar nuestro Bálsamo Regenerante para que tu piel se recupera para la siguiente jornada de caminata.