¿Por qué se abren los callos?

Mantener los callos sanos es la obsesión de los deportistas de manos: escaladores, crossfiteros, gimnastas… Todo deporte que implica colgarse de manos, levantar peso, agarres imposibles… acaba provocando la aparición de callos.

Cómo ya hemos comentado en post anteriores los callos son el mecanismo de defensa natural de nuestra piel para soportar la presión, el roce y la fricción a la que se ven sometida las manos en este tipo de deportes. Es decir, los callos son buenos para la práctica deportiva. Evitan que las manos se llenen de ampollas, rozaduras y piel rasgada e hipersensible pero para ello deben estar sanos.

Una de las lesiones más recurrentes de este tipo de deportistas el es desprendimiento de callos o, lo que es lo mismo, que se abra el callo. Es muy típico que en movimiento o agarre normal de repente el callo se “arranque”, dando lugar a una lesión muy aparatosa.

Aunque el desprendimiento de callos no es una lesión grave si lleva su tiempo porque al tiempo de cicatrización debemos sumar el tiempo de formación de nuevo del callo. Lo que supone de nuevo pasar por días de ampollas y dolor.

¿Qué pasa cuando se desprende un callo?

Cuando se desprende el callo se forma una herida donde antes estaba callo. Es necesario parar unos días de la práctica deportiva para que la zona cicatrice y sobre todo, evitar que se infecte.

El sudor, el magnesio y agarrar elementos sucios puede ser peligroso y alargar consideráblemente tiempo de recuperación.

¿Por qué se rompen los callos?

La pregunta clave: ¿cómo llegan a arrancarse los callos?

Los callos son un engrosamiento de la capa exterior de piel, se forman por la acumulación de capas muertas de piel en las zonas sometidas a más estrés mecánico.

Para que se desprenda un callo deben darse varias circunstancias. Causas del desprendimiento de callos:

  • 1. Crecimiento excesivo del grosor de los callos, acumulación de demasiadas capas de piel muerta.
  • 2. Callos irregulares si los bordes del callo recrecido no son suaves o tienen con aristas o pellejos facilitamos que se enganchen.
  • 3. Hidratación insuficiente de la piel, sumado al uso de magnesio que reseca rápidamente (sobretodo los magnesios líquidos que contienen alcohol)
  • 4. Agresión externa: ya sea un movimiento de torsión, un arrastre o un roce fuerte

Cuando se dan estos síntomas la piel no es lo suficiente flexible ni resistente para soportar los esfuerzos normales de estos deportes y, por eso, termina rompiéndose la capa exterior que sujeta el callo provocando el arrastre del resto las capas interiores que formaban el callo hasta dejar tu piel “desnuda”.

¿Cómo lograr unos callos sanos?

Para evitar que los callos se desprendan la clave está en el mantenimiento:

  • 1. Limado de callos cuando puedes pellizcarte un callo con las yemas de los dedos es hora de limarlo. Limarlo no significa hacerlo desaparecer, sino suavizar sus bordes haciendo una transición limpia y continuada con el resto de la piel.
  • 2. Hidratación diaria de las manos, como hemos dicho los callos se forman a través de capas muertas de piel que no reciben alimento por lo que es necesario nutrir estas capas de forma externa. En Najara contamos con dos productos especializados en el cuidado de callos de los deportistas la crema regenerante de uso diario y el bálsamo intensivo, para esos momentos que necesitas un extra o acelerar la recuperación.                         

Para la protección del callo, a parte del limado de callos y la hidratación, otras rutinas que debeemos mantener son:

  • Utilización de jabones neutros con nuestra piel, jabones Syndet.
  • Reducir el uso de magnesio, evitar el uso de de magnesios líquidos que contengan alcohol.
  • Utilización de encintado preventivo.
  • En caso de dolor para la actividad deportiva varios días y realizar la rutina de cuidado de callos (ducha, limado e hidración) diariamente hasta que ya no notemos el dolor.