¿Qué son callos internos y cómo prevenirlos?

Hoy no hablamos de los típicos callos, esos que se enganchan y terminan desprendiendo, eso ya lo hicimos aquí o aquí.

Si vas al gym, haces calistenia, powerlifting o crossfit seguro que te has cruzado con algún compañero que en vez de callos tiene manchas oscuras en su lugar que le duelen mucho, o quizás eres tú quien ni puede agarrar el volante por dolor en las manos. Pues bien esto también son callos, pero callos internos.

El callo se produce por la acumulación de capas de piel muerta para proteger las manos, rodillas, talones o codos del roce y la presión, es un acolchamiento natural de nuestra piel, pues bien estas capas pueden crecer hacia el exterior (lo más habitual) o pueden abrirse paso rompiendo las capas “vivas” e internas de nuestra piel provocando dolor, hematomas internos.

Causas del crecimiento interno de los callos de las manos:

Falta de mantenimiento de los callos: 

Si no limamos periódicamente el callo puede continuar el sobrecrecimiento hacia las capas más profundas de la piel.

¿Cuándo limar los callos? Fácil cuando puedas pellizcarlos con las llemas de los callos es hora de limarlos. El objetivo de limar el callo no es hacerlo desaparecer sino rebajarlo y suavizar sus bordes para evitar enganchones.

Exceso de limado de callos: 

Es muy habitual que tras un doloroso desprendimiento de callo el deportista tienda a sobre limar su callo y no dejar que este se forme de nuevo.

Tan malo es no limarse los callos como limarlos en exceso, ya que solo dejamos una dirección para que el callo se desarrolle. Y el callo se va a desarrollar sí o sí, ya que es el mecanismo de defensa efectivo de la piel para soportar los esfuerzos derivados del deporte.

Idiosincrasia de determinados deportes:

En función del tipo de deporte y manera de agarrar los aparatos o pesas es más fácil que los callos crezcan de forma interna. A veces al utilizar las calleras evitamos los callos por rozadura pero la presión sobre la piel continúa.

Nos gusta mucho repetir la frase de: tus brazos pueden pero… ¿pueden tus manos? y es que muchas veces nos centramos en crear músculo y nos olvidamos de que la piel es también parte de nuestra “equipación” natural y al igual que debemos ir progresivamente enseñando a nuestros músculos a levantar el peso también debemos hacerlo con la piel.

Si después de una sesión vemos que los callos están doloridos deberíamos parar y permitir a nuestra piel cicatrizar, ya que lo más probable es que hayamos iniciado el camino de romper las capas internas de la piel. Por eso ante las primeras señales de dolor de callos es mejor parar unos días o disminuir la carga que seguir dañando la piel y cronificar una lesión leve.

¿Por qué duelen tanto los callos internos?

Por último nos gustaría remarcar que aunque no veamos una herida o una lesión sí se está produciendo. Las capas de piel muerta acumuladas son presionadas contra nuestra piel y rompen (literalmente) las capas internas causando mucho dolor.

¿Cómo identificar el crecimiento interno de los callos?

La piel que hay alrededor del callo se inflama y se irrita, puedes identificarlo porque la piel de alrededor del callo se ve más oscura, como amoratada. También puede ser que la piel de alrededor del callo se torne amarillenta, ya que es la evolución normal de un hematoma.

Otro sino es una hipersensibilización de la piel que se traduce en dolor al más mínimo roce.