¿Vaselina en la badana o en la piel?

Si montas en bici y has tenido rozaduras seguro que te has hecho esta pregunta más de una vez. ¿Dónde debo echarme la vaselina, sobre la piel o sobre la equipación?

Dependiendo de quién te aconseje te dirá una cosa u otra, pero la realidad es que depende del tipo de “lubricante”, es decir, vaselina que utilices. Tipos de vaselina para antifricción:

Vaselina tradicional:

La vaselina típica, la de farmacia de toda la vida, la que se compra a granel es un derivado de petróleo. Sí, tranquilo no pasa nada, pero es un derivado del petróleo por lo que no es asimilada por tu piel sino que solo funciona como protector externo.

Crea una capa externa que suaviza el roce y de este modo suaviza la fricción. Es efectiva en cortos periodos de tiempo ya que con roce va desplazándose hacia los extremos y pierde efectividad. Su mayor ventaja es su precio, por lo que muchos deportistas apuestan por ella, eso sí... prepárate a echarte medio bote cada vez haces una salida.

Hay que tener en cuenta que algunos materiales como el neopreno pueden terminar dañándose por los componentes petroquímicos de la vaselina, de hecho muchos fabricantes desaconsejan su uso.

Este tipo de vaselina da igual si lo aplicas sobre la piel o sobre la badana ya que actúa de forma externa.

Sprays tipo desodorante:

Este tipo de productos son de aplicación directa sobre la piel, no suelen estar especializados en evitar o suavizar la fricción, pero al combatir el sudor reducen la sensación de escozor durante la actividad. Algunos crean una barrera impermeable que aunque da la sensación de proteger del roce no lo hace.

La rozadura/irritación se produce porque la piel no resiste la fricción y acaba abriéndose en micro grietas que son las que enrojecen la piel y la inflaman, la sensación de escozor se produce cuando el sudor entra en contacto con las micro-grietas por eso estos productos parecen ayudar con la irritación.

Normalmente este tipo de sprays contienen alcohol y otros desecantes por lo que si los utilizas debes tener cuidado en no deshidratar tu piel. Utiliza siempre crema hidratante después de su uso.

Por último una recomendación es que si te decantas por esa opción, aunque no es la mejor ni de cerca, evita el uso de aquellos sprays perfumados (+ alcohol + irritación, piel más expuesta).

Vaselinas naturales con base de cera y aceite

Los bálsamos o vaselina naturales son productos fabricados con ceras de abejas, aceites y en el caso de nuestro bálsamo antifricción, también incluye lanolina (lo que le permite seguir siendo efectivo pese al sudor y la lluvia).

Estos ingredientes son absorbidos por la piel por lo que además de crear una capa externa que lubrica el roce, actúan de forma interna sobre la piel nutriéndola e hidratándolo lo que hace que la piel sea más resistente al roce.

Es decir, trabaja además a nivel interno por lo que su uso es sobre la piel directamente y no sobre la badana o equipación, por lo que su protección es más duradera y a largo plazo.

Tiras de esparadrapo, tiritas:

Evidentemente este tipo de productos se adhieren no se aplican sobre la piel, pero también maximizan su eficiencia si son adheridos sobre la piel y no sobre la equipación. 

Poner esparadrapo sobre el cuello del neopreno o en el borde la bota no va a impedir que te rocen, incluso en muchos caso puede ser contraproducente ya que el textil de esparadrapo puede ser más abrasivo que el de la propia equipación.

Si padeces el pezón de atleta, o que cada vez que corres una maratón se te "abren los pezones" y terminas con ellos en carne viva, sabrás que es más efectivo poner la tirita sobre el pezón que en la camiseta.

En deportes como el triatlón donde se pasa por distintos deportes, equipaciones, humedad y zonas de fricción es súper necesario contar con una solución a largo plazo, por eso siempre recomendamos las vaselinas naturales ya que además de proteger de forma externa preparan tu piel para resistir al roce.