Nuestro producto más eficaz para paliar y prevenir los efectos del frío y del viento en el rostro de los deportistas.

Practicar deporte en invierno tiene sus consecuencias para nuestra piel. Los efectos del frío sobre la cara de los deportistas suelen traducirse en arañas vascular en las mejillas, narices irritadas y labios cortados.

Los más locos lo usan para proteger sus deditos en invierno cuando corren en sandalias, para el minimalismo. 

Es además un cosmético perfecto para pieles sensibles (adecuado también para los deportistas más peques), sin aceites esenciales para que todo tipo de pieles puedan usarlo, incluso las más reactivas.

Protege de los roces en la piel durante en deporte, pero también por el uso de mascarillas o gafas. Este es nuestro producto más versátil, si solo quieres llevar uno de viaje o en la mochila éste es el tuyo.

USOS:

  • Protege tu rostro de los agentes externos como el frío o el viento: nariz, mejillas y labios. Crea una capa externa protectora.
  • Hidrata profundamente tu piel.
  • Previene y evita rozaduras, inflamaciones y rojeces derivadas de la actividad física en: muslos, axilas, ingles, tobillos y/o pezones.
  • En verano además ayuda a aliviar las molestias de picaduras leves de insectos.

Utiliza el bálsamo ANTES de salir de casa, extiéndelo por las zonas de tu rostro que  no están protegidas por prendas de invierno y que suelen ser las más perjudicadas por el frío, la nieve, la lluvia y el viento: mejillas, nariz y labios. Respecto a la nariz no te olvides de proteger las aletas y debajo de los orificios nasales, impedirá que la "gotilla" típica del frío, dañe tu piel.

El bálsamo protector creará una capa externa protectora gracias a la lanolina y la cera de abejas que impiden el "golpeteo" directo del viento sobre tu cara, además tienen características aislantes disminuyendo la pérdida de calor y la sensación de frío en el rostro.

También hidratará de forma profunda tu piel haciéndola más resistente a los elementos. El resto de ingredientes están pensados para aliviar la sensación de escozor e irritación de la piel. 

No volverás a casa con la cara "cortada" por el frío.

Un uso secundario de nuestro bálsamo protector es convertirse en un antirozaduras válido para las pieles más sensibles. Sus propiedades antifricción la hacen perfecta para viajeros, senderistas, montañeros, corredores, ciclistas...

Es la crema para los que no suelen usar cremas: cómodo, eficaz, versátil y sin olores ni perfumes, tenerlo en el coche o en la mochila no cuesta nada y es de lo más útil.

Viene en un resistente envase de aluminio, te durará en perfectas condiciones más de año y medio. 

 

Procedencia de los ingredientes:

🌱97% Eco | 🌍96.4% España

   

Contenido del envase: 30 ml.

  

Ingredientes y componentes activos:

Sustancias antiinflamatorias y reparadoras: Manzanilla, caléndula, aceite de pepita de uva (previenen que la barrera de nuestra piel se dañe).

Sustancias emolientes y protectoras: aceite de oliva, aceite de pepita de uva, cera de abejas, lanolina (crean una capa hidratante y protectora en las zonas expuestas al roce).

Si quieres saber más sobre nuestros ingredientes puedes hacerlo aquí.

 

Precauciones: Solo uso tópico. Mantener fuera del alcance de los niños. No usar si se presenta hipersensibilidad o alergia.

Modo de uso: Aplicar en axilas, muslos, pies, pezones u otras áreas del cuerpo en las que se produzca fricción. También aplicable en aquellas zonas que necesiten protección de las condiciones ambientales como frío o viento, como mejillas, nariz...

IngredientesOLEA EUROPAEA FRUIT OIL*, CERA ALBA*, LANOLIN, CALENDULA OFFICINALIS FLOWER EXTRACT*, CHAMOMILLA RECUTITA FLOWER EXTRACT*, HELIANTHUS ANNUUS SEED OIL, TOCOPHEROL. (* Procedentes de agricultura ecológica).